MORBO EN LA CONSULTA

| 3 Comentarios

Hoy os traemos un relato con dos finales para que podáis escoger el que más o guste y acabarlo o si lo preferís escribirnos en comentarios cómo acabaríais vosotros la historia.

relato

   Es lunes por la mañana y me acabo de despertar, a penas pude dormir pensando en esa ruda y varonil voz que me llamó el viernes pasado para pedirme hora para un tratamiento, tengo ganas de ponerle cara a ese desconocido con el que llevo toda la noche pensando… pero tendré que esperar al final del día pues es la última cita que atenderé hoy.

Me apetece ir a trabajar un poco más arreglada de lo habitual, pues nunca se sabe lo que te puede deparar el destino, mientras atendía a mis otros pacientes no tenía otra cosa en la cabeza, estaba deseando que llegase el momento que me tuvo toda la noche en vilo, y ese momento por fin llegó…

Me encontraba en la consulta tratando a una señora mayor que necesitaba recuperación de una operación de cadera cuando apareció por la puerta un joven de unos 25 años, moreno y vestido con ropa deportiva, sus depiladas y anguladas piernas y un cuerpo fibrado dejaban entrever que se trataba de un deportistas relacionado con el mundo del fútbol, solamente verle entrar noté como mi corazón empezaba a latir un poco más rápido de lo habitual, esos latidos los notaba a modo de contracciones en mi vagina que se comenzaba a humedecer poco a poco a medida que mi excitación aumentaba.

Cuando llegó la hora de hacerlo pasar a mi consulta para tomarle los datos y cubrir su ficha me hallaba tremendamente excitada y humedecida, no entendía que estaba sucediendo, pues nunca me había ocurrido el ver a un paciente como un objeto sexual , tal era el acaloramiento que sentía que tuve que salir de la sala de consultas dejando allí a aquel joven y me dirigí a mi despacho, sentía una tremenda necesidad de tocarme, comencé a acariciarme el clítoris y acto seguido introduje dos dedos en mi vagina, me encontraba tan concentrada en esa auto-masturbación que ni cuenta me di de que alguien había entrado en mi despacho hasta que noté unos labios que besaban mi cuello, era él, mi paciente. Un enorme sentimiento de vergüenza se apoderó de mí, saqué mi mano de donde la tenía cuando de repente él me dijo a la vez que se desabrochaba el pantalón: “No pares continúa.”

Me agarró suavemente la cabeza y dirigió mi boca hacia su polla que estaba bien dura, comencé a chupársela sin dejar de masturbarme hasta que decidió seguir él masturbándome, estaba muy excitada, sus dedos entraban perfectamente dentro de mi vagina, me gustaba todo aquello que estaba sucediendo, me dejé llevar perdiendo la noción del tiempo, ni siquiera recordaba que la puerta de la consulta estaba abierta y….

 

FINAL 1: que un visitador médico había quedado en venir ese mismo día a enseñarme unos nuevos medicamentos que acababan de salir al mercado, nos encontrábamos en pleno calentamiento cuando apareció por la puerta y nos pilló de lleno, era un hombre moreno y corpulento de unos 40 años, no nos enteremos de que había entrado hasta que en vez de una polla eran dos las que tenía delante…

 

FINAL2: que había quedado en que me vendría a recoger al trabajo, una amiga que hacía tiempo que no veía, pero como tenemos confianza y sabe que si estoy con alguien en el despacho cierro la puerta, entró y nos encontró con las manos en la masa, nunca había sentido atracción por las mujeres, pero cuando la vi entrar me apetecía que participase y eso era exactamente lo que ella quería hacer, pues lejos de asustarse con lo que estaba presenciando, decidió unirse, como buenas amigas decidí compartir el juguete que tenía en mi boca con ella….

3 Comentarios

  1. Pues como buenos viciosillos que somos por nosotros cuantas más mujeres haya en una historia mejor así que sin duda alguna elegimos el final número 2!

    Y muy bien elegidas las fotos, que buena está Jennifer Aniston y además en la peli de la que son esas fotos (Como acabar con mi jefe) es una viciosa de cuidao!

  2. Ummm.y si juntamos el 1 y el 2 y lo dejamos en la amiga y su pareja? Jeje

  3. Sin duda final 1, dos pollas siempre mejor que una, xd. Si tengo que elegir entre hombres y mujeres ya sabéis que prefiero hombres jejeeje.

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Spam prevention powered by Akismet