diariodelporno

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS: PRESERVATIVO FEMENINO

condon-femenino_0

A pesar de que hace 20 años que surgió, el preservativo femenino es quizá el método anticonceptivo menos conocido entre las mujeres, a tenor de las estadísticas que hablan de que tan solo lo usan el 1,7%. Algo contradictorio si tenemos en cuenta sus ventajas y que favorece la autonomía sexual de la mujer, ya que puede colocarse antes del inicio de la relación sexual, sin necesidad de interrumpirla, y puede dejarse puesto hasta ocho horas.

Llamado también condón femenino, se trata de una funda transparente de poliuretano (plástico suave), que mide aproximadamente 17 centímetros de largo y está limitada por un anillo flexible en cada uno de sus dos extremos. El extremo que se coloca en el interior de la vagina está cerrado para impedir que el esperma entre en el útero. El exterior es algo más grande, está abierto y protege los genitales externos de la mujer, de ahí que sea el único de uso femenino que previene embarazos no deseados y protege contra enfermedades de transmisión sexual, incluido el sida.

Además, si lo comparamos con otros métodos de barrera femeninos, cuenta a su favor que no tiene efectos hormonales, por lo que tampoco tiene consecuencias negativas sobre la fertilidad tras dejar de usarlo; y, a diferencia del condón masculino, no existe pérdida de sensaciones placenteras, ya que el material con en el que se fabrica transmite más el calor que el látex.

colocar-condon-femenino

¿Cómo se pone el condón femenino?

La primera vez puede resultar algo más complicado de poner que el condón masculino, pero con la práctica se conseguirá convertirlo en un gesto fácil y sencillo.

Para empezar, para ponerse el preservativo femenino es fundamental adoptar una postura cómoda, bien apoyando una pierna sobre una silla o semi tumbada con las piernas flexionadas.

Una vez relajada, se coge el condón por el extremo que está cerrado y se aprieta para poderlo introducir en la vagina. Mientras, con la otra mano puedes separar los labios vaginales para ayudarte.

Sitúa el condón en la entrada de la vagina y suéltalo. Luego mete el dedo índice por dentro y empuja el anillo interno hasta pasar el hueso púbico. Asegúrate que queda derecho.

El anillo externo quedará por fuera, para evitar el contacto entre el pene y la vagina.

Para extraerlo después de la relación sexual, da algunas vueltas al anillo externo, como enroscándolo, para procurar que no se derrame el semen y estira suavemente para sacarlo por completo. Si al retirarlo notas que estuviera roto o defectuoso, consulta tu médico la necesidad de emplear un método anticonceptivo de emergencia.

Por supuesto, tanto para ponerlo como para quitarlo, ten cuidado con las uñas y sortijas para evitar rasgarlo.

El preservativo femenino no es reutilizable (debes desecharlo en la basura no en el wáter) ni se debe emplear al mismo tiempo que el masculino, ya que la fricción que se produciría entre ambos podría romperlos. Recuerda también que si llevas puesto un tampón deberás quitártelo antes de ponerte el condón

Ventajas e inconvenientes del preservativo femenino

El uso del preservativo femenino tiene más beneficios que inconvenientes, pero es preciso conocer ambos para decidir si es el método anticonceptivo que queremos utilizar. Estas son las ventajas del preservativo femenino:

Proporciona mayor autonomía a la mujer para controlar su fertilidad y su salud sexual.

El condón femenino no tiene efectos secundarios, como ocurre con los métodos anticonceptivos hormonales.

El componente con el que está fabricado, nitrilo, es muy resistente, con lo cual las probabilidades de romperse son menores.

No produce alergia, por lo que es una buena opción cuando se tiene alergia al látex.

Su efectividad es del 79 al 95 %.

No es necesaria prescripción médica para su uso.

El acto sexual no tiene porqué verse interrumpido, ya que puede colocarse hasta ocho horas antes.

No es preciso retirarlo inmediatamente después de la eyaculación.

Se ajusta a los genitales femeninos y resulta más natural. A diferencia del preservativo masculino, no produce presión en el pene.

Está muy lubricado, por lo que favorece la penetración.

En algunas mujeres incrementa el placer, debido a que su anillo exterior fricciona contra el clítoris.

Inconveniente del uso del preservativo femenino

El condón femenino es poco conocido. Menos de un uno por ciento de las mujeres utiliza este método de barrera.

A simple vista parece complicado de utilizar y algo aparatoso.

Es más caro que el preservativo masculino (aproximadamente cuesta 1,5€ la unidad), ya que tanto el material como la fabricación son más costosos.

No es fácil de encontrar. No se vende en todas las farmacias por su baja demanda.

Comentarios cerrados.

Spam prevention powered by Akismet