diariodelporno

Con Mi Tia Diana


Un sobrino visita a su tía, y dado las inclemencias del tiempo se queda en su casa. Y, durante ese tiempo terminan haciendo el amor con mucha morbosidad.

Me llamo Rodry, tengo 22 años y estoy en mi último año de carrera universitaria para obtener la licenciatura en derecho. Aunque soy de Gran Canaria, estudio en la Universidad Europea de Valencia. Hacia el mes de Diciembre, durante una visita a mis padres en Las Palmas, mi madre me encomendó que tenía que llevar un paquete con algunas cosas a su hermana Diana que residía en Zaragoza. No pude negarme a la petición de mi madre y al regresar traje el paquete, verificando que iba a tener unos días de descanso sin exámenes, por lo que aprovecharía para acercarme hasta donde vive mi tía.

Como sabía que existía una distancia de más de trescientos kilómetros, decidí salir el Viernes por la tarde sobre las 15 horas del primer fin de semana, decidí tomar el autobús y dirigirme a la residencia de mi tía para poder entregar el citado bulto. Había llamado por teléfono a mi tía el jueves para anunciarles mi llegada. Mi tía es la más joven de los hermanos de mi madre, tiene unos 39 años, y aunque lleva casada unos cinco años y aún no tiene descendencia.
Hacia unos cinco años que no la había visto, precisamente desde la vez en que contrajo matrimonio. Recordaba que era media rubia, más bien delgada y una altura de 1.70 aproximadamente. Sabía que vivía fuera de la ciudad en una zona de montaña, por lo que, una vez en Zaragoza, debía tomar el autobús o un taxi hacia la aldea donde residía. Así fue como me puse en marcha y sobre las ocho de la tarde llegué a la estación de Zaragoza y comprobé que ya estaba oscureciendo. Tome un autobús hacia el pueblo más cercano llegando media hora más tarde.

Una vez allí, al preguntar por la dirección de mi tía me indicaron que aquella era en una zona un poco alejada para acceder, y que el tiempo estaba muy malo, ya que había estado lloviendo toda la tarde y las previsiones no eran muy halagüeñas. No obstante, tampoco conocía a nadie allí, ni tenía tanto dinero como para poder tomar una habitación de algún hotel cercano. Así que decidí tomar un taxi que me llevara hasta el citado lugar.
Tras encontrar uno que estuviera dispuesto a llevar, ya en ruta, al verificar que nos acercábamos, comprobé que estaba empezando a nevar, por lo que el taxista se mostro muy preocupado, y me indicó: este lugar es complicado, y cuando nieva, a veces la zona se quedaba incomunicada por varios días. La verdad es que tengo miedo a quedar atrapado allá arriba. Espero que tengamos suerte.

Apenas me baje del taxi pague la tarifa, este se marcho bastante deprisa. Procedí a tocar la puerta. Me salió mi tía, la cual me abrazó efusivamente, ya que llevaba mucho tiempo sin verme, y además yo era mucho más pequeño. Me indico: Pero Rodry estas convertido en todo un hombre. Yo mido 1.80 y soy bastante ancho de espaldas, hago deporte y mantengo una buena forma.
Por otro lado, comprobé con asombro que mi tía, estaba mucho mejor que cuando la conocía, había subido unos kilos pero, estos le quedaban de maravilla haciéndola más hermosa y apetitosa.
Me quede extasiado ya que se le veía una mujer bella y bastante deseable, aunque fuera mi tía. Le dije: pues tia, tú también esta mucho más bonita que cuando vivías en Las Palmas, agradeciéndome ella el cumplido.

Le pregunté por su esposo, y me indicó que precisamente el día anterior había salido hacia Madrid para realizar unos encargo para la fabrica que poseía, y que seguramente no vendría hasta dentro de dos días o tres días. Luego añadió: aunque, no creo que venga esta noche a casa, ya que el tiempo se ha puesto muy mal y existe amenaza de tormenta y de nieve.
Y añadió: necesitarás asearte un poco. Aquí tienes la habitación y el baño, luego pasamos a cenar. ¡Qué contenta estoy de que hayas venido!.
Tras ducharme, nos pusimos a cenar y hablar de la familia. En la casa tenía calefacción por lo que pronto note calor con la ropa que me había puesto.
Me indicó: si quieres puedes ponerte algo más cómodo, y luego veremos la tele en el salón. Me volvía a cambiar, me puse unos pantalones cortos y una camiseta. Ella se había colocado un camisón de dormir.

Estuvimos hablando de cómo me iba en los estudios, de las chicas de posibles novias, etc.
En unos de los momentos en que se acercó a recoger unas cosas del suelo, pude comprobar que tenía unos muslos y unas nalgas deliciosas, y momentáneamente ante mi asombro pude ver sus bragas, que eran bastante pequeñas, y de color negro.
A pesar de ser mi tía, me excito sobremanera aquella escena, y mi pene se endureció bajo el corto pantalón, sintiéndome apenado ya que tenía miedo que ella comprobara el bulto que se me había formado. No sabía cómo ponerme, hasta, pensé en que mi tía se había dado cuenta. Luego nos acostamos ya bastante tarde.
A media noche, sentí ganas de beber agua, por lo que me dirigí a la cocina.

Como pensé que nadie me vería a esa hora, salí simplemente portando mi calzoncillo tipo slip y encendí la luz de la cocina. Cuando estaba bebiendo agua, oigo una voz detrás de mí que me indica:
– ¿tenías sed? A mí me pasa lo mismo, debe ser por la cena que hemos comido.
Mire hacia mi tía, que venía solamente con un pequeño baby doll negro, verificando que no llevaba sostén por lo que sus pechos me parecieron grandes bajo el citado camisón, e incluso podía apreciar sus pezones los cuales sobresalían puntiagudos. Ella se dio cuenta de mis miradas, y le dije: lo sentía tía, no pensaba que hubiera nadie, por eso me atrevía a salir solo en calzoncillos.

Me contesto sonrojada: Vamos Rodry no pasaba nada, somos familia. Además yo tampoco estoy muy presentable.
Y acto seguido se agachó para sacar agua de la nevera, con lo que me dio una visión completa de sus muslos, contemplando que llevaba una especie de tanga igualmente negra. No sé si lo hizo a propósito o no, pero lo cierto es que me causo una gran excitación.
Mi pene se erectó de inmediato, y el bulto se marcó de forma imponente en mis slips. Debo reconocer que a pesar de la edad, tengo un pene superior a la media, que en plena erección puede alcanzar los 18 cm y muy grueso. Mis amigos siempre bromean llamándome pene grande. Aunque pese a todo ello, aún eras virgen.
Me quedó totalmente colorado, y ella, al volverse comprobó mi estado y, note que al momento afloraron igualmente los colores a sus mejillas, pero, pese a todo, no dijo nada.

Le volví a señalar: que lo sentía, poniendo mis manos delante de mi slip. Ella me dijo que no importaba, pero la note muy nerviosa, y desde ese momento no dejaba de mirar mi paquete. Ello hacía que mi pene se inflamara aún más, por lo que pidiendo disculpas, y muy nervioso marche a mi habitación. Me quede algo preocupado por aquella situación.
Al rato, cuando me encontraba pensando en todo ello, y compruebo ella toca en mi puerta y entra. Ya dentro me dijo:
– siento lo ocurrido, no sabía que estabas en la cocina y yo tampoco me puse nada más apropiado. Pero, lo que no entiendo Rodry, es ¿Cómo te has podido excitar tanto?, pero “si soy ya una mujer mayor”. ¿Tan bien me ves como para ponerte así? Soy mucho mayor que tu. Es más podría ser tu madre.
Mirándola, me sonreí y le dije: – de veras tía, esta vd. muy buena. Mjer que muchas de la jóvenes de mi edad que conozco. De eso puede sentirse orgullosa.
Ella se ruborizó un poco, y con más confianza se acerca y se sienta en la cama a mi lado, y dirige su mirada al bulto que aparecía bajo las sabanas. Y, ante mi asombro, se atrevió a preguntarme: – pero..hay algo que no entiendo. ¿Cómo es posible que tuvieras un bulto como el que comprobé? En mi vida he visto un bulto tan grande. Mi esposo cuando tiene una erección, apenas sobresale en sus calzoncillos, pero lo tuyo, no se … debe ser enorme. Se detiene un momento, y e insiste: ¿Estás excitado ahora, verdad?

-Bueno tía. Que pregunta me hace. Pues…, creo que un poco.
-¿cómo que un poco? ¡Eso que aparece baja las sabanas no es algo cualquier cosa, estas muy excitado! Pero…¿de verdad es tan grande como parece?
Aquella conversación me estaba poniendo enfermo. Mi propia tía se interesaba por mi estado de excitación. Mi pene sin remediarlo iba tomando cada vez una mayor dimensión. Le contesté un poco apenado:
-Bueno, según creo, mis amigos dicen quer tengo un pene un poco mayor que la media.
-Vaya con Rodry, no sabía que fueras un semental. Cuando se lo diga a mi hermana, ja ja…
-Por favor tía: “no comente esto con mi madre”. No quise ofenderla, de verdad que ocurrió sin querer. Le dije sumamente preocupado.
-Vale. No le diré nada a tu madre, pero antes tienes que satisfacer mi curiosidad. Somos familia, y nunca saldrá nada de esto de aquí. Pero “quiero saber las dimensiones de tu pene”. ¡Tengo curiosidad por saber cuánto mide!.
-¡¡Pero Tía….!!. ¿Cómo me pide eso?… me quede casi paralizado, y al final le dije: bueno pues… pues, según creo cuando está erecta puede medir unos 21 cm más o menos.
-¡queeee … estas bromeando? “Eso no existe”, esos solo lo penen en las películas porno. No te creo. Eres como tu padre, un brabucón que siempre estas vanagloriándose de ser un gran macho, y sin embargo, una vez lo vi en la playa y no era nada del otro mundo.
Ofendido en mi amor propio, le dije:
– Ud. Es la que ha preguntado y yo le he contestado. Si no me cree es su problema, yo sé las dimensiones de mi pene, y eso me basta.
– Bueno Rodry, j aja venga no te pongas así, tampoco quería ofenderte. Vale… mejor me voy a acostar, hasta mañana.
Me dio un beso en la cara y se marchó mirando de reojo el bulto que aparecía bajo la sabana.
A la mañana siguiente, me levanté y fui a la cocina a desayunar. Me acerque y la saludé cariñosamente. Ella llevaba una bata de levantar. Me dijo: el tiempo esta cada vez peor, y, me ha dicho que la carretera de acceso estaba cortada. Ha nevado toda la noche y hay amenaza de nuevas nevadas, y las previsiones son que no quedará despejada para poder circular por ella hasta dentro de unos tres días.

Viéndome la cara de preocupación mía, me dice: siento que te veas obligado a quedarte encerrado aquí, aunque en el fondo lo agradezco, ya que me haces compañía.
Tras desayunar, me dijo que había que salir fuera a retirar un poco la nieve de los alrededores y así lo hicimos, haciendo el trabajo más fuerte yo, por lo que a pesar del frio quedé sudando. Después le dije que me iba a duchar.
Entre en el baño, y tras ducharme me percaté con cierta preocupación de que “no había toalla”. En la noche la había retirado mi tía al recoger el baño, y se ve que se había olvidado de colocar otra.
Al rato, mientras me duchaba, siento que tocan a la puerta indicándome mi tía “que tenía que entrar ya que se había acordado que no había repuesto la toalla”, y sin más, sin pedirme permiso ni nada, ella entró dentro.

Como el baño solo tenía cristalera, totalmente transparente, al entrar contempló completamente mi desnudo cuerpo. Creo que sabía que me encontraba desnudo, y al momento dirigió su mirada hacia mi pene, que, ante su mirada respondió y empezó a ponerse morcillosa. Ella sonrió y me dejó la toalla retirándose.
Estuvimos en la casa haciendo algunas cosas, y ya por la tarde, como el tiempo no permitía hacer otra cosa le dije si tenía internet en casa, alegando que tenía que hacer algunos trabajos para la Universidad. Ella me llevó al despacho de su marido, y tras encender el ordenador pude conectarme y saber la actualidad, si había alguna noticia de la universidad etc. Al rato vino ella y me preguntó qué es lo que veía. Acercándose bastante me dijo:
– ¿no estarás viendo películas porno?
-claro que no tia…¡que ocurrencias tiene!.
-venga. No seas mentirosillo, se que los jóvenes visualizan esa paginas con mucha frecuencia. ¿me vas a decir que tu no las ves?
– Bueno tía, alguna vez las veo. No tengo porque mentirle. Pero, de verdad, ahora no las estaba viendo.
– Anda, déjame ver algunas. Tu tío es muy tradicional y nunca puedo hablar con él de estas cosas, y mis amigas me han dicho que “se ve haciéndolo completamente”. ¿Es cierto que se ven así?
– Bueno. Que quiere que le diga, claro que si. ¿De verdad quiere verlas? Le pregunté con cierta morbosidad. No era normal que una tía de solicite que le dejes ver unas páginas porno.
– Venga ponme algunas. Ahora no está mi marido, y me mata la curiosidad.
Ante aquella manifestación, al margen de que me estaba poniendo enfermo con su pretensión, opté por ponerle algunas páginas porno, donde sabía que salía un hombre con buena polla (big coock) haciéndolo con mujeres.
Ella al ver una de las paginas se quedó con la boca abierta. Tras un rato de pasar por algunas páginas mas, me dijo:
– Pero ¿eso esta trucado? ¿No creo que tengan penes de ese tamaño? eso seguro que lo aumentan en las películas, ¿verdad?.
_ creo que sigue equivocada. Claro que existen penes de ese tamaño y aún mayores, en la vida real. Que vd. no los haya visto no quiere decir que no existan.
Ella me mira a la cara algo mosqueada y me dice: ¿Quieres decir que el tuyo es como el de esos hombres?
– Yo no he dicho eso….Joder tia, hace cada pregunta. No sé qué decirle, yo no soy nadie para comparar. A mí me parece que no tengo nada que envidiarles, pero esa es mi opinión.

Diana estaba tan cachonda, debido a la conversación y a la visión de la peli de internet, sin darme cuenta ella había colocado su mano en mi cuello, pasándola por mi espalda, notando que estaba con mucha temperatura, no sé si por la excitación o porque, pero lo cierto es que desprendía mucho calor.
Al ver a que a una de las chicas de la peli, un macho le metía la tranca hasta las bolas, me dijo: ¡¡eso tiene que doler bastante. Parece que la este reventado!!.
-No lo sé tía. Entiendo que no, porque por, lo que he leído, la vagina de las mujeres se adapta perfectamente a cualquier tamaño.
– Si la tienes tan grande, ¿cuando has estado con alguna chica no sabes si le ha dolido?
Me quedé rojo, y en ese momento, le tuve que confesar que nunca lo había hecho. Ella se quedó totalmente intrigada al saber que era virgen. Le dije que siempre me había ocupado de estudiar, y no había tenido ninguna novia.
-Pero, ¿cómo sacias tus apetitos sexuales?. Porque los tendras…. ¿no serás gay?
-Pues claro que los tengo tia. “Por supuesto que no soy gay”. Existen muchas formas de saciarse, especialmente con la masturbación, por ejemplo viendo internet.
Ya ya…. O sea que… ¿todavía eres virgen? ¿Quién lo iba a decir?… Entonces, ¿es verdad que te pajeas con frecuencia?
Le dije:
-Pero tia, tiene cada pregunta. Pero si quiere saberlo: lo hago todas las noches o casi todas. Al menos cuando puedo.
Mas intrigada me pregunta capciosamente:- ¿Anoche lo hiciste?. No lo niegues ¿seguro que lo hiciste?
– Piense lo que quiera. Pero no. Y,…. vd ¿se masturba?.
– Bueno, también eres curioso. Pues….. Algunas veces, ya que tu tio, ya sabes, …no es muy activo sexualmente.
-¿Hace el amor con frecuencia con el?
– Eres muy atrevido para ser un joven y además virgen. Pero ya que quieres saberlo te diré que lo solemos hacer una vez a la semana y a veces tarda más tiempo. Más tiempo del que yo necesito.
Se iba a retirar, y cuando salía me dijo: – ¿te vas a masturbar ahora?.
Ofendido, le dije que no y apague el ordenador.
Al levantarme pudo comprobar el bulto enorme en mi pantalón. Ella lo miro se sonrió y se marcho.
Ya por la tarde, después de cenar, nos pusimos a ver la televisión. Ella llevaba nuevamente el camisón negro del día anterior, y yo me había puesto un pantalón corto y una camiseta.

Me pregunto si me gustaba bailar. Le dije que si, pero que sabía muy poco.
Ella se levantó, puso música, y me dijo que para animarnos nos pusiéramos a bailar. Se acercó y empezamos a bailar. Los primeros compases muy bien, pero luego llegaron los más lentos, y se pegaba como una lapa a mi cuerpo. La excitación fue inmediata, ya que notaba como su cuerpo ardía. Mi polla emergió bajo el pantalón y enfilaba claramente contra el pubis de mi tia. Ella lo tenía que notar claramente, pero más se pegaba a mí. Parecía como si se estuviera restregando con ella.
Baje mis manos y toque sus nalgas haciendo que se pegara más a mi cuerpo. Pego su cara a la mía, y me estaba dando besos en la barbilla, en la cara, me cogía del cuello. Mi tia estaba caliente, eso era evidente. Pero al rato lo dejamos y me dijo que se tenía que ir a la cama….
Apagó la música y se marcho. Me quedé como una moto, pero a ella la veía muy colorada y demasiado excitada.

Estaba en la cama pensando en lo ocurrido, tendido sobre ella, con solo mi slip y con una calentura que parecía que se me iba a salir el pene del mismo. En ese momento mi tía abrió la puerta, sin llamar y, se acercó hasta mi cama. Se sentó en ella, se acercó y sin decirme nada me beso en los labios, notando que estaba hirviendo. Toco con sus manos mi pecho, luego fue bajando, y cada vez se acercaba más a mi slip, sin dejar de morrearme.
Puso su mano sobre mi slip por primera vez, y con la palma de la mano acarició mi pene sobre la tela. Y, sin decir nada, dejó de besarme, me miro a los ojos con una cara de vicio enorme, y al instante, anti mi perplejidad, abrió mi slip extrayendo fuera mi polla, la cual estaba con una soberana buena erección.
-Dios mío, es tan grande como las de las películas. Es cierto Rodry eres un semental.¡ no me lo puede creer!.. ¡qué barbaridad!.
Me decía, mientras pasaba la mano a lo largo de mi polla desde la punta hasta la base, como si de verdad la estuviera midiendo. Al propio tiempo decía casi para ella misma, aunque hablando en voz alta:
– pero además es más gorda que las que vi en la tele. Uff y que testículos, que grandes, Y mirándome a la cara me pregunta: ¿cuánto hace que no te corres?
Le conteste también bastante excitado: unos tres días.
– Ya… “por eso están tan repletos”. La de semen que tienes que tener acumulado ahí ¡eh quiquitin!.
Caliente como me tenía, sin poder contenerme más dirigí mi mano hacia sus pechos, y los palpe notando la dureza de los mismos. La hermana de mi madre, tenía unos senos bastante duros, y muy bien puestos.
Me dijo: ¿deseas verlos?.-
Sin contestarle, ella misma se bajo los tirantes del baby doll y dejó a la altura de mis ojos aquellos enormes senos duros y puntiagudos. Sin contenerme pase mis manos por ellos, y ella gimió estremeciéndose. Luego mirando mi excitación me dijo:
– ¿Es la primera vez que estas con una mujer verdad?, ¿te gustan mis pechos?, anda Rodry, cariño, chúpamelos.
Aquella petición fue una bendición, y sin pedírmelo dos veces metí en mi boca uno de ellos y lo comencé a lamer y chupar como un colegial. Ella se estremecía al tiempo que no dejaba de masturbarme. Pronto baje mi mano hasta sus bragas, y por primera vez le toque a una mujer sus bragas. Diana tenia las bragas humedecidas, estaba muy cachonda. Separe las bragas y metí mis dedos en su raja, notando que estaba empapada.
-Oh Rodry, veo que te gusta el conejito de tu tia. Sabes,…¡ lo tengo muy mojado!. Estoy muy caliente. Tu tio no visita mi coño desde hace más de diez días, y la verdad sobrino, estoy muy necesitada.
Y tocaba mi mandarria con un morbo impresionante.
-Rodry necesito tu polla. Pero, deberás hacerlo muy despacio, la tienes enorme no sé si me entrará. ¿Quieres follarte a tu tia?. ¿quieres estrenarte con tu tía?… ¿Verdad que deseas metérmela?.
_ Claro que si tia. Pero como nunca lo he hecho no sé cómo empezar. Le dije sin poder hacerme todavía a la idea de que aquello me estuviera pasando.
– Tranquilo mi amor, voy por un condón, ya que estoy cercana a mis días fértiles y, … ya sabes, no quiero correr riesgos.
Ella fue a su dormitorio y al momento volvió portando una caja de condones. Me dijo que los tenía guardados de hace unos años, ya que al principio no querían tener hijos, pero que últimamente ella estaba deseando quedarse embarazada y por eso ahora lo hacía con su esposo sin protección.
Ante mi mirada extrajo uno y lo saco de su envoltorio y me dijo: -lo que espero es que no estén caducados. La verdad es que hace tiempo que los tengo. Pero, ahora es lo mejor que tengo.

Ella trató de ponérmelo, pero, como me esperaba no entraba. Ni tan siquiera entraba mi glande. Era evidente que mi tio tenía que calzar un pene bastante más pequeño que el mio, ya que era un condón normal. Yo siempre había pensado que de usarlo, tendría que ser un XXL como mínimo.
_ ¡Dios mio, no entra!… la tienes muy grande para estos condones. ¿Cómo vamos hacerlo? Si te corres dentro podrías preñarme. No se …uf sin protección…..Yo, la verdad que ya había abrigado la esperanza de poder cogérmela esa noche.
Por ello pase mi mano nuevamente por su vagina y metí unos cuantos dedos, y ella se estremeció, y, me mira y comienza de nuevo a besarme. Veo que mira mi tranca, y toma una decisión: me terminó de quitar los slips, y, acto seguido observo que procede a quitarse las bragas que llevaba puestas. Al verme acostado y con mi mandinga hacia el techo, me dijo:
– Joder Rodry. “Chico como estás…” lo dijo señalando mi tranca Sé que no debo hacerlo, pero tengo necesito metérmela, necesito tener ese vástago en mi coño.
Y acto seguido, se sube sobre mis piernas, y acerca su coño hasta mi polla. Toma mi tranca en su mano y se la restriega por todo los labios de su vagina, los cuales observe que estaban encharcados, hasta el punto que embadurnó toda la cabeza de mi nabo con sus juegos. Y sin más, procede a clavársela. Inicialmente le entro mi prepucio, y, poco a poco fue bajando, notando como su vagina se abría para poder dar cabida a mi enorme tranca. Por primera vez mi polla penetraba una mujer. Yo estaba en la gloria.
_ Dios… ¡me estas abriendo como nunca!, mi amor que grande es, me vas a destrozar. Ohhhhh me la he clavado… oh si me la he clavado toda ooooo.
La verdad es que el coño de mi tía inicialmente estaba tan estrecho que hasta me dolía el pene por la fricción contra las paredes de su vagina. Pero pronto note que ella se sentó de golpe y se la encajó completa.
-Joder sobrino… me la he clavado toda…Dios como me llenas chico. Me tienes toda abierta..
-Te gusta tía…. Le dije bastante excitado.
– me encanta sobrino…nunca pensé que pudieras tener un pene de estas dimensiones. Uf nene pero tu tio se va a dar cuenta cuando quiera entrar en mi. Me abres totalmente……
Y al rato, empezó a cabalgarme como una posesa. Me había desvirgado y ahora quería disfrutar con mi polla dentro de ella. Cabalgaba como una verdadera amazona. Yo procedía a retirar totalmente el baby doll, quedando sus pechos al descubierto. Que hermosura. Al momento mi boca se apoderó de sus pechos. Aquello la puso más acelerada, y pronto note como comenzó a convulsionarse alcanzando el primer orgasmo de la noche. Pero, no fue suficiente, y al momento continuo cabalgándome. Yo tome sus nalgas y las apretaba para que mi polla le entrara mejor. Así estuvo por espacio de unos quince minutos, durante los cuales alcanzó no menos de dos orgasmos más. Yo, ya no podía más. Estaba a punto de venirme. Cuando ella se percata de que me iba a correr, ella se sale de mí y, tomando mi polla me hizo una paja para que acabara fuera. Y por supuesto que acabe. Acabe de una forma brutal lanzando chorros y chorros de leche que lance contra sus tetas, barriga y algunas gotas fueron a parar a su cara.
Joder Rodry… que forma de correrse. Te has vaciado chico.
Se ve que estabas también necesitado ¿verdad?
-Ha sido fabuloso tia. Has sido la primera. Nunca te olvidaré.
Esa noche durmió conmigo en mi cama.

Cuando desperté, observo que mi tía estaba mirando mi erección matutina y, tomando su mano, alcanza mi nabo y comienza una nueva masturbación. Cuando alcanzo el tamaño y erección adecuada, ella me sonríe, y se vuelve a colocar de horcajadas sobre mí, y procede a enterrársela hasta la base. Luego comienza nuevamente a cabalgarme, alcanzando unos dos orgasmos más, tras lo cual se salió, antes de hacerlo yo. Posteriormente, tras recuperarnos, nos fuimos a duchar. Desayunamos, y al ver que el tiempo no había cambiado, quitamos la nieve de los alrededores y tras almorzar, volvimos al sofá.
Pero, era obvio que mi tía seguía caliente. Al rato vino de nuevo hacia mí y me empezó a morrerar, hasta que tomándome de la mano me llevó hasta su dormitorio. Una vez allí, me bajo los pantalones y se puso a chuparme la polla. Eso me puso como un toro, y como un poseso, la cogí, la puse de espaldas sobre la cama, le eche a una lado sus bragas y con ropa y todo se la clave de una vez llegando mis bolas rápidamente a su culo.
-oh Rodry, despacio hijo que vas a destrozar, que grande,… oh sii…. O cabron dame…. dame más fuerte, más fuerte ohhhhhhhhh ogggg.
Notaba que su coño seguía caliente o más que ayer, por lo que mis entadas y salidas era cada vez más fuertes y más potentes.Ella sabía que no aguantaría mucho más y yo también lo intuía.
Me iba a decir algo, cuando de repente se empezó a tener otro orgasmo por lo que se pegó más a mí para que le entrara mejor, aguanté como pude, y me salí a tiempo regando todo su pubis.

Me beso y me dijo: – uff…que poco faltó, pensé que te corrías dentro, vas aprendiendo mozalbete.
Durante el resto del día jugamos, comíamos, etc. Comprobamos que el tiempo continuaba aún muy malo, y en las noticias dijeron que la situación se iba a prolongar. Estaba claro que no podría salir de allí hasta mitad de semana cuando menos. El marido de Diana tampoco podría acceder, ya que las carreteras estaban cerradas. O sea, que estaba obligado a quedarme encerrado con mi tia en su casa, los dos solos.
Por la tarde comprobé que ella se estaba bañando. Me dio morbo y entre en el baño, y ella al verme se sonrió y me hizo espacio. Me quite el slip y entre en la bañera con ella. Comenzamos a enjabonarnos de parte y parte, hasta que el excitación fue tal que la puse contra la pared de la bañera, a cuatro patas, y se la clave hasta los huevos. Mientras la embestía le cogía las testas con mis manos, por lo que la calentura fue tal que llego un momento en que me percaté de que, sin darme cuenta, “me estaba corriendo dentro de ella” al mismo tiempo que ella empezó con un orgasmos tremendo. Cuando acabamos. Note su cara de disgusto y, me dijo:
– Por Dios Rodry te has corrido dentro, no sé si estoy ovulando, o al menos estoy cerca. ¡Pues haber dejando embarazada! . ¡Estás loco o que!.
Se secó y salió bastante contrariada del baño, dando un portazo al salir. Durante el resto de la tarde continuo su enfado y no me dijo nada, y se mantuvo alejada de mí.

Cenamos y no me decía una palabra. Por lo que me fui a ver la tele sin ningún comentario. Ella se acercó, estuvo un rato viendo la tv y luego sin decir nada se marchó a su habitación. Durante esa noche no me dijo nada, ni apareció por mi cuarto. A la mañana siguiente, me levanté primero, me asee, y me puse a limpiar la nieve caída. El tiempo seguía igual, por lo que pensé que me iba a aburrir como una ostra con la postura de mi tía al negarse hablar conmigo tras lo sucedido en el baño.
Entre, me duche, y salí a desayunar. Ella me puso el desayuno, y solo me dijo algunas palabras pero de una forma muy distante.
Me fui al ordenador de mi tío, y estuve hasta el medio día allí. Comprobé que ella en varias ocasiones hizo intentos de acercarse, pero hacia como que quería entrar pero luego se arrepentía.
La escuche hablando con mi tío, el cual le indicaba que al saber que estaba cerrado el paso se había quedado unos días más en Madrid. La note bastante contrariada con el mismo. Mi madre me llamo también, y le comenté que estaba con mi tía, no hablando para nada del enfado, indicándole mi tía, que me estaba portando muy bien. Durante el tiempo que hablamos con mi madre ella estuvo a mi lado, aparentando que estaba agradecida, pero no quería dar su brazo a torcer.
Cenamos, me fui nuevamente a la sala a ver la TV un rato, y ella se quedó esta vez en la sala pero, hablaba muy poco. Me arme de valor y la encaré diciéndole: Tia, porque te estas portando de esa forma. Me corrí dentro. Es verdad, pero no puede evitarlo, no me di cuenta. Además…. Yo no busque esta situación. Ella se revolvió contra mí, pero le dije:
– no me importa como haya sucedido, ni lo que haya ocurrido, pero, una cosa si te digo “me ha gustado mucho hacerte el amor”, y “se que nunca te olvidaré”.- Fuiste la primera y fue maravilloso. Pero si te he hecho daño… lo siento.
Y, con la misma me marche a mi habitación. Pasó más de una hora, y verifique que ella se había encerrado en su habitación. Pero comprobaba que sin embargo la luz de su dormitorio se mantenía encendida, lo que era evidencia de que ella estaba preocupada. Cerca de las doce de la noche, observo que me toca a la puerta, y me dice: Rodry, puedo pasar. Le contesto: Pues claro.

La vi entrar, llevaba puesta una bata. Se sentó en mi cama, y empezó a decirme que lo sentía que había estado demasiado grosera, que la perdonara, y acercándose me besó en los labios. Esta vez note que “ardía en fuego”, su temperatura era muy superior a la de otros días, su cara estaba como encendida por la fogosidad. Mi tía estaba súper caliente… Me metía la lengua y me chupaba. Y cuando percibió que le correspondía, fue bajando besándome el pecho, mis tetillas, el ombligo, y llegó al slip el cual había estado acariciando antes de bajarlo totalmente. Me miro a los ojos, con una cara de gata en celo, y lentamente tiro del slip y mi polla quedó blandiendo al aire como una daga totalmente inhiesta, y con la cabeza enorme por la sangre acumulada.
– ¡¡Joder como estas Rudy!!. Esta más grande que otras veces.
Y era verdad. Tenía una empalmadura de caballo. Comenzó a lamer mi tranca de arriba abajo, pasando por los huevos, y me daba una lamidas que me hacían ver las estrellas. Se retiraba y miraba mis testículos palpándolos, y me miraba a la cara:
Están repletos ¿no? Los tienes llenos… joder chaval… ¿no te has masturbado? Me pregunto solicita.

No me he masturbado ni corrido pensando en ti. Quería reservarme para ti. Le dije totalmente cerrero.

Note que aquello le agrado. Cuando comprobó que estaba a punto, se retiró. Pénese que todo se había acabado, pero ella, procedió en ese momento a bajarse la bata, mostrándose ante mi totalmente desnuda. ¡Dios que buena estaba!, sus tetas y su coño al aire con una pelambrera que me ponía más morboso.

Ella noto claramente como mi polla se puso a tope.

Hecho las sabanas hacia atrás, e hincándose sobre mí, se logró subir y colocarse a horcajadas sobre mis muslos. Luego tomo mi polla y la fue acercando hasta ponerla a la altura de su vagina, y mirándome a los ojos se fue dejando caer, notando como poco a poco mi polla se adentraba en su vagina hasta que hizo tope con mis huevos. Ufffff mi tia estaba ardiendo. Esta vez era diferente a las otras.

Estaba quemando. Pensé que mi polla se iba a derretir de un momento a otro. Su coño era una verdadera caldera, y mis manos fueron hacia sus dos perfectos pero grandes pechos los cuales abarque con mis maños, notando que aquello la encelaba más. Me dijo: – notas Rudy como estoy. Estoy muy caliente, oh amor; me he tomado la temperatura y “se que estoy ovulando”. Pero sin embargo, no puedo resistirme más. Necesito tenerte dentro, Dios como te deseaba oggggggg.

Subía y baja sobre mi tranca como una amazona.

Le confesé a mi tia: – no sé si me podré controlar. Estas muy caliente, y yo tengo muchas ganas de follarte, no sé si podre salirme fuera a tiempo.

-¿Te corriste anoche?. Me pregunte.

– NO tia, no me he corrido desde lo ocurrido en el baño. Te dije que me he reservado para ti… tenía pensado “llenar tu coño con mi leche”.

-Estás loco sobrino… si te corres me preñaras..note su cara de excitación ante mis palabras.

-acaso ¿no te apetece sentir mi leche dentro de tu vagina?…no sabes las ganas que te tengo…. He pensando a cada hora, como sería vaciarme dentro de ti a conciencia. Sé que era una locura, pero lo decía superconvenido.

-nene estas chiflado… ¿No pretenderás preñarme?.

-me da lo mismo… pero quiero correrme dentro de ti esta noche. Quiero llenarte… Y vaciarme hasta que tu coño no pueda soportar más lechita y te escura por las piernas para abajo….

-joder sobrino estas decidido a correrte dentro….!

Note la conversación y mis ganas de correrme dentro, pese a preocuparle, la había puesto más caliente todavía..Sabía que se lo estaba pensando si dejarme correrme dentro de ella. Conocía las consecuencias, pero el morbo de sentir mi leche llenando su conejo la estaba poniendo más en celo que nunca.

Ella en un momento dado, se detuvo con mi polla dentro, echo la mano hacia atrás y palpó de nuevo mis testículos, y me dijo:
– Joder sobri “tienes los huevos repletos de leche”. Creo que los tienes más repletos que otras veces. Se ve que es verdad que te has reservado pensando en correrte dentro de mi.
-No sabes cuánto te he estado deseando. En más de una ocasión estuve pensando en cogerte a la fuerza y hacerte mía en la misma cocina… te lo juro…
-joder nene que ganas me tenías. Noto como crece aún más tu tranca dentro de mi conejito….”notas como estoy de caliente”…”estoy ovulando”. Suspira y continua: Si te corres dentro, ¡con toda probabilidad me dejaras embarazada!
-pues, creo que no te vas a escapar… porque tengo la firme intención de llenarte bien ese coñito tia….te lo voy a dejar completamente lleno de mis mocos. Tengo ganas de deslecharme dentro de ti.
-pero sobri…yo también tengo ganas… pero.. ya sabes: es peligroso. Puedes dejarme preñada. Me gustaría que te corrieras dentro, pero….¿te supones que quede embarazada de mi sobrino?
En lugar de responderle le comencé a chupar las tetas, lo que hizo que mi tia se desencajara y comenzara a disfrutar olvidándose de sus prejuicios, y diciéndome:
– Oh Dios es una locura, pero no puedo dejarlo, necesito que me folles con todas tus ganas. Necesito que me hagas el amor, “que me revientes con tu polla”. Anda Rodry folla bien a tu tía. “Dale lo que necesita…”
Aquello fue como una premonición, ya que comencé a darle verga a mi tía haciéndola subir y bajar sobre mi tranca a una velocidad de vértigo notando que tuvo más de dos orgasmos seguidos.
Me salí de ella, la tire sobre la cama de espaldas, le puse una almohada bajo su vientre, para que se levantara más su c vagina, y se la clave nuevamente hasta las pelotas, entraba y salía de ella con una fuerza que hasta yo me asustaba, la sacaba hasta casi la misma boca de su coño y luego se la dejaba ir hasta su matriz.
“Estaba a punto de correrme”, y duda si correrme dentro o salirme, ya que por su estado de ovulación corría el riesgo de embarazo. Pero en ese preciso momento, mientras estaba en ese dilema, con mi semen emergiendo por el conducto interno de mi tranca, observo como Diana comenzó a convulsionarse nuevamente de una forma tremenda, y me dijo:
– Rudy … la necesito toda dentro hasta la huevos,,, dame cañaaa. Metela todaaaaa mass

Aquello fue imposible de parar y noté como mi semen ya estaba dispuesto para salir lanzado fuera de mi tranca.
Totalmente excitado, comencé a bombear a mi tia con una potencia desmesurada, dentro fuera, dentro fuera, verificando como pronto botaba de mi pene cantidades ingentes de espeso semen, que salían disparadas contra las paredes de la vagina de mi tia. Es más, al ver que ya me estaba corriendo dentro, me apreté contra ella, y meti mi tranca hasta el fondo, con lo que mi semilla regaba claramente sus ovarios. Pero, no paraba. Yo seguía entrando y saliendo de ella al mismo ritmo, cada vez que entraba le echaba unos chorros de leche, por lo que pensé que no iba acabar. – oh me estas llenando..oo te estas corriendo dentro oooo me vas a preñar oooo siiiiii

Terminamos agotados, quedándome encima de mi tía, y con mi tranca en su interior. Estuvimos así abrazados casi diez minutos. Luego me beso, y me dijo: jamás me han follado de esta manera. Que polvo me has echado sobrino. Y continuo: te has corrido dentro. Esto ovulando. Lo más probable es que quede embarazada. Pero sabes una cosa sobri: tampoco me importa. Estaba ansiosa por tener un hijo y mi marido en los años que llevaba aún no lo había conseguido.
Al rato con sus besos ella verificó que mi polla empezaba a cobrar vida nuevamente dentro de su coño. Me miro a los ojos sorprendida y risueña, y me dijo:
– te estás empalmando nuevamente, te siendo crecer dentro de mi, oh, es delicioso. Que semental eres sobrino, ohhh noto que estas casi a tope de nuevo, siento como crece dento de mi…. ooo si, vamos…., dame caña nuevamente, revienta a tu tia, fállatela como solo tú sabes hacer.
Empecé un toma y daca impresionante, bombeándola una y otra vez, hasta que comprobé que se volvió a correr otras dos veces, y cuando noto que me iba a correr, me miro a los ojos, y me dijo:
– ¿quieres correrte dentro verdad? Sé que estas deseándolo? Pues….¡a que esperas!, “preña de una vez a tu tía, lléname con tu leche”, anda semental córrete, córrete ooooohhhhhhhh, si que calentita, siento como me llenas, ohhhhh, no paras de vaciarte, oooooohhhh.
Creo que la llene totalmente porque pronto el semen empezó a escurrir por sus piernas. Y me dijo:
– hasta que tu tío llegue me vas a tener que follar a todas horas, y quiero que te corras dentro, ¿querrás hacerlo?.
-claro tía que cumpliré tus deseos. Te voy a dar mucha lechita
Ella sonrió y me beso en los labios dejándose dormir a mi lado. Al día siguiente la nieve empezó a derretirse, y tras limpiar el camino, nos metimos nuevamente en la casa, ya que hasta el día siguiente no llegaría la máquina quitanieves.
Esa noche se puso a cuatro patas en la misma cocina y la clave completa, y volví a descargar copiosamente dentro de ella. Y así durante los dos días siguientes.
Luego cuando se despejó la nieve regresé a Valencia para continuar mis estudios.
Sin embargo, al mes y medio recibo una llamada de mi tía, indicándome que no le había bajado la regla, que se había hecho la prueba del embarazo y había resultado positiva, por lo que estaba embarazada y que sabía que era de los días fogosos que habíamos tenido. Que su marido pensaba que era de él y que estaba muy contento.

Ver Gente Liberal que le ha gustado este relato – Pulsa Aqui!

Comentarios cerrados.

Spam prevention powered by Akismet